< class="blog-item-title">Guía para padres

10 Tips de Alimentación Consciente para Niños

  1. Coman sentados y acompañados
    Esto ayuda a mantener la calma y ansiedad, además permitirá indagar sobre las emociones de los niños.
    Pregúntales ¿cómo se sienten? ¿cómo les fue en el día? esto les ayuda a conocer sus sentimientos y a evitar que coman por emoción.
  2. No distraer con juguetes ni televisión
    Algunos padres con tal de que el niño coma lo entretienen con juguetes o les ponen monos animados. Esto los distrae de la actividad de comer negándoles la posibilidad de prestar atención a su alimentación y a lo que se llevan a la boca.
  3. Los padres como modelo de alimentación consciente
    Los padres son el modelo de alimentación para sus hijos, por lo tanto si no les van a permitir usar juguetes mientras comen, los padres tampoco deben estar pendientes de su celular u otras distracciones cuando comen.
    Evitar los distractores y favorecer la comunicación
  4. Poner la mesa
    Un paso que puede resultar útil para ponernos en antecedentes: “vamos a comer”, es que los niños pongan la mesa para ir preparándose para esta actividad.
  5. Hambre y horarios
    Para empezar, antes de comer, nos plantearemos todos juntos esta pregunta, ¿tenemos hambre? Con las diferentes respuestas, podremos establecer unos horarios que se adapten a todos los miembros de la familia. Detectar el hambre a tiempo es clave. Los niños deben aprenderlo y no esperar a estar ‘muertos de hambre’. Puede ser útil comer alimentos con regularidad, al menos al principio, hasta ser capaces de establecer unos horarios y rutinas.
  6. Pregunta si los niños tienen hambre
    Utiliza una escala del 0 al 10 (0 cuando estén satisfechos y 10 cuando tienen la sensación de “vacío en el estómago”). Hacer esta simple pregunta puede ayudar a que los niños hagan consciencia sobre cómo se sienten y a formar el hábito de comer solamente cuando tengan hambre.
  7. Escuchar el estómago
    Una vez el niño es capaz de reconocer si realmente tiene hambre, debe aprender a escuchar a su estómago. Prestando atención a señales de hambre y saciedad, observándolas antes, durante y después de comer, podrán aprender cuándo y cuánto comer en cada comida.
  8. Todos beban un vaso con agua simple antes de comer
    Esto evita confundir el hambre con sed y fomenta centrar la atención en el cambio de actividad a la comida.
  9. Tomar consciencia del plato antes de comer
    Cuando el plato se pone en la mesa, incitamos al niño a observar lo que hay en él, ¿qué contiene? ¿qué colores podemos ver? ¿a qué sabe? ¿qué sabores podemos detectar? ¿hay diferentes texturas? ¿qué sabores y texturas nos gustan más y cuáles menos? Así, los niños serán conscientes de las sensaciones que experimentan a través de los diferentes colores, texturas y sabores de cada plato.
    Puedes servir un plato con una verdura o fruta y pídele que antes de comerla observe su tamaño, forma y color y que involucre el resto de sus sentidos para determinar su olor, forma y textura, una vez hecho esto que cierre los ojos y dé una probadita, después de haber realizado esto, verás que disfruta más el alimento, además te puede servir para que acepten nuevas verduras y frutas.
  10. Establecer una rutina de relajación
    Respiramos y soltamos el aire un par de veces para olvidar lo que hacíamos antes y centrarnos en lo que vamos a hacer ahora, comer.

 

*Se sugiere que los cuidadores trabajen en la consciencia de su alimentación para poder ser un buen modelaje para sus hijos. Si eres mamá y sientes que te falta sanar tu relación con la comida consulta nuestros programas de Comer sin Ansiedad.

Pamela Maercovich

< class="blog-item-title">Felicidad
Mente distraída

¿Habías pensado que tu felicidad depende más de en lo que estás pensando que lo que estás haciendo?

Según un estudio de Harvard un 47% de nuestras horas despiertos los gastamos pensando en lo que no esta pasando y esta mente distraída nos causa infelicidad.
La habilidad de pensar en lo que no esta sucediendo es un logro cognitivo que tiene un costo emocional.
A diferencia de otros animales, los humanos pasamos mucho tiempo pensado en lo que no esta pasando alrededor nuestro: contemplar eventos que pasaron en el pasado, que pueden pasar en el futuro, o eventos que pueden ni siquiera pasar.
Esta mente distraída es el modo básico en que opera el cerebro humano.
Cuantas veces nuestra mente se vaya del momento presente es un predictor de nuestra felicidad mejor que ver cuál es la actividad en sí que estamos realizando.
< class="blog-item-title">¿Dulces para la memoria?
Mindful Eating

Un olor o un sabor, un recuerdo archivado, un corazón en conexión…

Llego a un cafecito en Buenos Aires, se siente un aroma  a café tostado que activa el hambre olfativa y conversaciones de fondo… me siento cerca de un grupo de abuelas que conversa animada para ver si por osmosis me llega el amor que expelen entre cada palabra atropellada al mismo tiempo con sonrisas de fondo. 

Hablan de cómo cuidan a sus hijos, nietos, de la peluquería, la nuera, de ser victimas de Macri y que viene el papa… 

Entre eso una le cuenta a las «chicas» de cuando ella vivía en Estados Unidos, cuenta de una vez cuando se le acerco un americano a preguntarle en inglés si era Argentina y si de casualidad viajaría pronto. Ella le dice que si, el le contó que cuando era «nene» vivía en Tucumán, que ya ni recordaba el español, pero que anhelaba volver a probar unos caramelos de su infancia que venían en cajita, le dice el nombre de la marca. Ella le contesto con pesar que ya no vienen en cajita pero que le podía traer. El le preguntó incredulo si ella se acordaría. Ella dijo que sí y a su sorpresa tiempo después se los llevo… Finaliza la historia contando sorprendida a sus amigas el resultado… le entrega los dulces y él en ese instante se puso a llorar como un niño.

Escuche esto justo después de que una periodista me preguntara si conozco el concepto de «memoria gastronómica»… justo después de hablarle de los alimentos del corazón y de como estos están ligados a experiencias sensoriales y emocionales del pasado y nos rememoran emociones presentes ligadas a la experiencia que tuvimos con un alimento en un contexto afectivo, muchas veces acompañada de vínculos que alojamos en el corazón. 

Así como Ratatouille, cuando el crítico gastrónomico prueba un primer bocado y vuelve a su infancia… 

Algo que tomo el pastelero famoso Paco Torreblanca, que usa los dulces como terapia contra el alzheimer, dando talleres de cocina para ayudarles a recuperar la memoria, a través de olores, sabores y texturas de la infancia.

Un olor o un sabor, un recuerdo archivado, un corazón en conexión…

< class="blog-item-title">Relación saludable con la comida
Vida Sana

Cuando la alimentación sana deja de ser saludable…

Seguimos pautas que nos ayudan a sanar la relación con la comida o nos dejan con más ansiedad y culpa cada vez que nos salimos?
Cuando la alimentación sana deja de ser saludable… La búsqueda de tener una relación saludable con la comida es un camino flexible de exploración, distinto al perfeccionismo obsesivo de solo comer sano como sucede en un trastorno como la ortorexia.
El Dr. Bratman (médico estadounidense experto en este trastorno) elaboró un test para ayudar en el diagnóstico de la ortorexia:
¿Pasa más de tres horas al día pensando en su dieta?
¿Planea sus comidas con varios días de antelación?
¿Considera que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer que le aporta?
¿Ha disminuido su calidad de vida a medida que aumentaba la calidad de su dieta?
¿Se ha vuelto más estricto consigo mismo en este tiempo?
¿Ha mejorado su autoestima alimentándose de forma sana?
¿Ha renunciado a comer alimentos que le gustaban para comer alimentos “buenos”?
¿Su dieta supone un problema a la hora de comer fuera, y esto le distancia de su familia y amigos?
¿Se siente culpable cuando se salta su régimen?
¿Se siente en paz consigo mismo y cree que todo está bajo control cuando come de forma sana?
Cuatro o cinco respuestas afirmativas confirman que hay cierto grado de obsesión y conviene relajarse al respecto. Si todas las respuestas son afirmativas nos encontramos ante un claro caso de ortorexia.
Sigue el camino del medio, práctica una alimentación intuitiva sin ansiedad.
#mindfuleating #alimentacionintuitiva
< class="blog-item-title">Reportaje revista Woman Talk
Todos los puntos de vista

¿Qué es el hambre del corazón?

¿Sabías que según la investigación las mujeres en comparación con los hombres, tendemos a ser tremendamente compasivas con los demás, menos con nosotras mismas? Según estudios sobre autocompasión (que no es victimización, ni auto indulgencia, sino apoyarse a uno mismo en circunstancias de dificultad), las mujeres tendemos a tratarnos a nosotras mismas desde la auto exigencia y autocrítica.Cuando vivimos circunstancias de dificultad, en vez de darnos el apoyo y consuelo que necesitamos, nos ponemos en piloto automático, buscando la solución del problema, manteniendo generalmente un auto diálogo negativo “yo soy la única que le pasan estas cosas”, “hay algo malo en mí”, etc.

Leer nota
< class="blog-item-title">Reportaje revista El Mostrador
Vida en línea

Nutrición Consciente: primordial para una alimentación saludable

«Independiente de cuál sea el estado psicológico desde el cual comamos y cuál sea su resultado en nuestro bienestar y salud, lo cierto es que cada vez que ingerimos un alimento estamos en un ejercicio de toma de decisión. Decido comer aquello que considero ‘rico’ porque estimula mi paladar; decido comer lo que considero ‘bueno’ para mi salud y bienestar; decido comer aquello que no daña a otros seres vivos, etc. O simplemente no decido y genero un acto automático en mi alimentación», explica Pamela Maercovich, especialista en Psicología Positiva, ACT y coach en alimentación consciente.

Leer nota
< class="blog-item-title">Reportaje revista El Mostrador
Vida en línea

Alimentación Consciente basada en Mindful Eating

Hoy en día los equipos de cirugía bariátrica, así como el público en general, esta reconociendo la relevancia de una innovadora técnica para trabajar los aspectos psicológicos involucrados en el proceso de alimentación. Este innovador enfoque se llama “mindful eating”, traducido como “comer conscientes” o la alimentación basada en atención plena (mindfulness).

Leer nota
< class="blog-item-title">Reportaje Economía y Negocios
Mindful eating

Comer con atención plena
puede ayudar a controlar el peso

Es solo una pequeña pasa pero los participantes en el taller la miran con atención: su rugosidad, su color transparente. Notan cómo se siente al apretarla. Luego la ponen adentro de su boca, pero no la muerden. La sienten con la lengua y juegan con ella. Solo al final la mastican despacio, muy despacio. «¿Qué sabor tiene? ¿Les gusta? ¿Quieren comer más?», les pregunta el instructor.

Leer nota
< class="blog-item-title">Reportaje revista La Felicidad
#LOQUEMEHACEFELIZ

Mindful Eating: “Al no ser conscientes en la
alimentación, no tomamos buenas decisiones”

Mindful Eating, es una técnica que promueve la alimentación de manera consciente, involucrando a la mente en un proceso tan cotidiano como la ingesta de alimentos, más allá de la cocina, la nutrición y el aspecto médico de esta práctica habitual.

Leer nota
< class="blog-item-title">Reportaje revista Caras
Salud

Adelgazar con el cerebro

Atrévase con esto: la próxima vez que tenga en sus manos una papa frita, deténgase. No para no comerla, sino para sentirla. Huélala, escúchela y tóquela. Si después de eso sigue siendo necesaria, entonces métasela a la boca. Una vez que el estómago diga: sí la quiero, entonces tráguela.
Siga así, por el tiempo que dure la comida y en la medida que vaya pasando el rato sentirán de inmediato uno de los principales beneficios que puede traer esta práctica de comer a lo yogui: consumir hasta un 30 por ciento menos de calorías por plato.

Leer nota